Hábitos que favorecen la caída del pelo

Hábitos que favorecen la caída del pelo

De la misma forma que podemos llevar a cabo muchas rutinas o hábitos que nos pueden ayudar a fortalecer el pelo, es recomendable evitar todos aquellos que favorezcan la caída del mismo. En este artículo, vamos a ver algunos de esos hábitos tan negativos, que deberíamos de evitar si queremos disfrutar durante muchos más años de una buena mata de pelo.

Uno de los malos hábitos más habituales, es peinarse el pelo cuando está mojado. Cuando el pelo está húmedo, este se encuentra más débil, debido a que se encuentra más flexible y, por lo tanto, se rompe con una mayor facilidad. Si en ese estado, metemos un peine de por medio y tiramos, el cabello se irá cayendo poco a poco. Además de esto, si el agua está especialmente caliente, deshidratará y dilatará los poros, por lo que esta caída del pelo, será todavía más frecuente.

El calor, uno de los enemigos del pelo

De la misma forma, a la hora de secarlo, todos aquellos instrumentos que den calor, tales como las planchas o los secadores, debilitarán el cabello con el paso del tiempo. Especial atención merece cuando usamos esta clase de herramientas muy pegadas al cuero cabelludo, puesto que además de tener la posibilidad de sufrir quemaduras, favoreceremos con el paso del tiempo la caída de nuestro pelo.

Sin embargo, no todos los malos hábitos son obra del calor, ya que por ejemplo el sudor, también cuenta con importantes efectos secundarios negativos en el cabello, por lo que siempre es recomendable lavarse el mismo después de hacer deporte.

Por otro lado, existen otros aspectos que indirectamente tienen una fuerte relación con la calidad del pelo, como lo es una buena alimentación. Si tenemos un déficit nutricional, dispondremos de una salud más delicada y esa salud, se verá especialmente reflejada en la caída del pelo. Trata de evitar en la medida de lo posible las grasas, los helados, los fritos, las bebidas con gas, chocolate, cafeína y alcohol entre otros. A pesar de que pueda parecer una lista muy larga, existen toda una clase de productos sustitutivos con los que apenas te darás cuenta de que has eliminado de tu dieta todos estos anteriores.

La polución también acelera la caída del cabello y es que, con toda la contaminación que hay en el ambiente, se producen micro-irritaciones que, pese a que no se notan, a la larga empeoran la calidad del pelo y llevan a su caída. Para contrarrestar este problema, lávate el pelo habitualmente.

Por último, el estado de ánimo también es importante, ya que está demostrado que una situación de estrés favorece la caída repentina del cabello. Tomarse la vida algo más relajada y menos en serio, nos permitirá disfrutar durante algo más de tiempo de nuestro pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *